AUDI RS 3

Nuestros colegas de AUTO SPORT,a quienes agradecemos tuvieron la posibildad de comparar dos super autos. Compartimos esa prueba.

Hace muy poco probamos el Focus RS en su versión Option Pack, que entre muchas cosas destacables incorpora el diferencial delantero Quaife, y con él en nuestras manos aprovechamos la ocasión para enfrentarlo al poderoso Audi RS 3 Sportback, que comparte con el del óvalo una carrocería similar en tamaño, forma y número de puertas, así como la tracción a las cuatro ruedas.

Si bien hay una diferencia de caballos importante, el Audi llega a los 400 y el Ford se queda en 350, en lo esencial, lo que es el conjunto de motor y transmisión, este Audi y este Ford están cerca. Y además los dos son versiones RS… Luego, ya sabes, uno es del segmento Premium, el de los aros, y el Ford tiene una calidad de fabricación muy buena, pero no como la del Audi.

A favor del RS 3 hay muchas cosas, sobre todo su facilidad de conducción en todo momento, ya sea lenta, rápida o rapidísima, además de ese medio centenar de caballos. A favor del Ford está el precio, más barato con gran diferencia, y sobre todo que es un coche más deportivo por radicalidad si queremos expresarnos en términos más absolutos. Tan cerca y tan lejos, por tanto, uno de otro. Tan semejantes y tan diferentes. 

Es verdad que la calidad del Ford en cuanto a materiales en el interior, equipamiento, diseño y fabricación es muy buena, pero la del Audi está un par de peldaños por arriba. Tampoco descubro nada nuevo. Y tanto es así que en el RS 3 Sportback no solo se pagan esos 50 caballos de supremacía y toda la ingeniería alemana a la que estamos acostumbrados, también una calidad superior que se ve, se toca y yo diría que hasta se huele. Pero la verdad es que el tema que nos ocupa no es ese, aunque sea importante y también se vea reflejado en el precio de uno y otro. Más de 17.000 “pavos” a favor del Focus juegan en este sentido.

No es menos cierto que en esa diferencia de precio también hay una cantidad de equipamiento mayor en el Audi, que no solo cuenta con cantidad de elementos de todo tipo para la conducción, el ocio, la seguridad, etc., sino con todo lo que puedas imaginar, y que además deja en opción otra serie de cosas para mejorar el comportamiento, como ruedas más grandes, frenos carbocerámicos, suspensión electrónica de dureza variable y hasta la posibilidad de elevar la velocidad máxima de 250 a 280 km/h, aunque salga por un pico.