Ford Capri

Cuando Ford inició el desarrollo del proyecto Capri, la primera idea era lanzarlo al mercado con el nombre de Ford Colt. Por desgracia para Ford – o por fortuna, porque el nombre de Capri también fue un acierto- el nombre de Colt estaba registrado por Mitsubishi, así que tuvo que rebautizar a su coupé con un nombre mucho más europeo.


Las primeras generaciones del Ford Capri tenían una amplia gama de mecánicas disponibles. Entre ellas estaba el compacto motor V4. Aunque sus prestaciones eran modestas, su funcionamiento era una delicia. Por un lado, su sonido era precioso debido al orden de encendido de sus explosiones y, además, fue uno de los motores con un funcionamiento más suave y sin vibraciones de su época.


El secreto está en que este motor de 4 cilindros en V contaba con un eje contra rotante de equilibrado para anular las vibraciones de sus explosiones y, además, los piñones de su distribución tenían los dientes de material sintético para eliminar ruidos.


Por si fuese poco, este motor era extremadamente corto y compacto, lo que propiciaba que tuviese muy poco peso por delante del eje delantero, mejorando su comportamiento dinámico.


El Capri no fue el único modelo en montar estos motores Ford V4 con diferentes cilindradas, también los Ford Taunus y los modelos 95, 96 y Sonett II de Saab lo equiparon, precisamente por su compacidad y ausencia de vibraciones.

Publicado por AUTOCASION