Mas rapido que la F1

En el mundo del motor, tanto en el campo de la competición como en el de fabricantes, conseguir récords da prestigio. Es por eso que las marcas de superdeportivos buscan siempre batir alguna marca que les haga diferenciarse de sus rivales en el mercado. En la competición, conseguir un récord supone, además de prestigio, ser nombrado cada vez que se corra en un trazado distinto y ser recordado como uno de los que consiguió ser el más rápido.


En el trazado belga de Spa-Francorchamps, donde se disputa un gran premio de Fórmua 1 y una de las carreras más importantes del Mundial de Resistencia, hasta hace muy poco era Lewis Hamilton el poseedor de la mejor marca gracias a su talento y a la potencia del Mercedes F1 W07 Hybrid, su Fórmula 1. El británico consiguió recorrer los 7,004 kilómetros del circuito en 1:42.553 mientras buscaba la pole durante la temporada 2017. Al final, Hamilton no solo consiguió la pole, sino que además batió el récord global del circuito, dejando una marca realmente difícil de batir.

Los LMP1 son prototipos híbridos que compiten en el Mundial de Resistencia y combinan una potencia descomunal con propulsores eléctricos y una aerodinámica muy trabajada para conseguir un rendimiento excepcional en pista. Realmente, los tiempos de un LMP1 comparados con los de un Fórmula 1 se asemejan bastante en competición, pero Porsche pudo sacar todo el jugo a su 919 Hybrid, el LMP1 con el que ganó en Le Mans el año pasado, al no atenerse a las limitaciones de los reglamentos del mundial y consiguió, el pasado 9 de abril, romper el récord de Hamilton en el circuito de Spa-Francorchamps.

El reglamento del Mundial de Resistencia limita la energía por vuelta obtenida del combustible, limitación que provoca que el V4 de 2.0 litros del motor del 919 Hybrid quede limtiado a 500CV. Sin esta limitación, y con una actualización de software, para la vuelta del récord el motor pudo exprimir su motor y desarrollar una potencia de 720 CV. Esta cifra, sumada a la fuerza procedente de un sistema KERS sobre el eje delantero y un sistema ERS, para recuperación de energía de los gases de escape, en el eje trasero, más o menos un total de 440 CV más, ofrecían al prototipo de Porsche una potencia inaudita.

Liberado de las limitaciones, y tomando como base el coche de 2017, con su electrónica intacta, los ingenieros de Porsche le añadieron los ajustes y mejoras que incluirá la próxima temporada, modificaron su aerodinámica para conseguir una carga del 53%, incorporaron frenos eléctricos 'Brake-By-Wire', neumáticos Michelín específicos, una suspensión mejorada y una reducción de peso de 39 kilos para dejarlo en 849 en total. Con todo, Neel Jani, piloto oficial de Porsche, completó la vuelta al circuito en solo 1:41.770, más de medio segundo más rápido que Hamilton y más de doce segundos más rápido que la pole del Mundial de Resistencia del año pasado.

La velocidad media a la que rodó el piloto a lo largo de los 7,004 kilómetros de trazado fue de 245,61 km/h, llegando a una velocidad máxima de 359 km/h. "Ha sido una vuelta fantástica, una gran actuación del piloto y resultado de una buena ingeniería. Nuestro objetivo era mostrar de qué es capaz del Porsche 919 Hybrid al ser liberado de las limitaciones de la normativa", declaró tras el récord Fritz Enzinger, vicepresidente del programa LMP1 de Porsche.

Tras el récord en Spa, el Porsche 919 Hybrid se paseará por el mundo demostrando su potencia y prestaciones en algunos de los escenarios más emblemáticos del mundo. Este año, en el que Porsche celebra su 70 aniversario, el 919 Hybrid realizará la vuelta de demostración en Nürburgring antes de la edición de las 24 horas en el trazado alemán, estará presente en el Festival de la Velocidad de Goodwood en julio, en el Festival de Porsche en Brands Hatch en septiembre y en la Porsche Rennsport Reunion de Laguna Seca, California, también en septiembre.


Info y Foto El Periodico