Sierra Cosworth, el 1

Definido como un modelo de preproducción, este Sierra Cosworth RS500 es el coche que todo coleccionista ha estado esperando. Con los valores del RS500 que se han disparado durante los últimos años, este es sin duda el «Santo Grial» para cualquier amante de Ford, una opinión compartida por el equipo experto de la revista «Fast Ford» que ha presentado el coche en varias ocasiones en su vida. Así lo definen y presentan desde la página web de Silvestorne Auctions.

Y todo esto porque es el primer modelo, de 1987, que se produjo -de tan solo cuatro- y el único que completó Ford. Así lo certifica su número de chasis: el uno. La producción de las otras 499 unidades, que se vendieron en tan solo 90 concesionarios seleccionados por especialistas de RS, ya fue llevada a cabo por Tickford.

El coche ha estado fuera del Reino Unido durante gran parte de su vida, pero cuenta con muy pocas modificaciones. De hecho, la esencia de este particular RS500 es su historia. Quien adquiera el coche, también se llevará un completo archivo con toda la información de registro y titularidad del modelo. Un archivo con resultados muy favorables del estado del que ya es un mito de la automoción.

Aunque no será nada fácil conseguirlo. Su subasta se realizará en el Circuito de Silverstone el próximo 19 de mayo y se estima que su precio de venta en subasta ronde entre unos 100.000 y 136.000 euros. Además se incluye una prima del comprador del 15%, aunque el IVA si está incluido. Se trata de una cifra muy elevada, pero razonable teniendo en cuenta el vehículo que es, que ya en su momento salío a la venta por casi unos 23.000 euros, su historia y su estado. Un vehículo para un auténtico amante del Sierra Cosworth RS500.

Asimismo, cabe destacar que este Ford no solo impresiona por su gigantesco alerón trasero o por sus conductos de refrigeración, si no por su motor Cosworth 2.0 sobrealimentado con 224 CV y 277 Nm, unos datos que los hacían extremadamente veloz en su época: de 0 a 100 kilómetros por hora en 6,2 segundos con una velocidad punta de 246 km/h. Un auténtico «bólido» de carreras.



Foto y texto ABC.es