La otra vision

Muchos de nosotros, los que amamos el automovilismo deportivo, tenemos ese sueño que puede pasar por conseguir un simple pero valioso autógrafo hasta a lo mejor ver de cerca o sacarnos una foto con un piloto o su auto, pasando obviamente por infinidad de otros anhelos que tienen como protagonistas a esas figuras que parecen inalcanzables.

Lo que a veces no sabemos, es que los protagonistas de nuestros sueños también tienen los suyos, y son muy parecidos a los que pretendemos conquistar.

Cuando compartí mi pasión de recrear autos a escala del automovilismo nacional con alguien que había formado parte de ese exclusivo ambiente, nunca imaginé que su sueño estaría tan al alcance de mis manos para convertirse en realidad.

Tener en mis poder una foto casi única y un "autito" con una gran historia me ponía en el gran compromiso de traer a la vida nada menos que el auto de carreras más importante en la trayectoria de este piloto, debut y triunfo...

Fue asi que pude recopilar fotos, logotipos de publicidades, conseguir un color de pintura que muchos definen como "beigecito", y plasmar detalles que solo quien habia tripulado ese modelo sabía valorar.

Solo el ver la cara de Rubén Daray cuando sacó de su caja el flamante 128 del debut y el comentario "Me siento como si estuviera dentro de mi auto" me hizo saber que la tarea estaba cumplida. La emoción al mostrárselo a sus amigos es lo que me indicó que "ese sueño" ya estaba cumplido.

Me siento orgulloso de haber formado parte de esta historia, y ahora a renovar esos sueños...

Texto y foto Marcelo Cheroni