Un Ford especial

Para comenzar y entender un poco más con exactitud todo lo referente a este auto que no solo conquistó el corazón de Frank Sinatra sino el de todo el mundo, destacamos que la primera generación comenzó en el 1955 cosa que nos da a entender que el cantante lo adquirió seguidamente después de haber salido al mercado. Para simplificar un poco lo que es la parte externa indicamos que era un vehículo convertible aunque no deportivo, eso es importante destacarlo, su frente era un tanto redondeado a pesar de su relativamente largo capo con una entrada de are sobresaliente cerca del parabrisas.

Lo que más se destacaba en el frente era principalmente el diseño de punta de cañón que tenían sus faros, era sobresalientes de manera justa ya que no saturaba visualmente sino que al contrario, lucia muy elegante, otra cosa que se destacaba era la parrilla de malla de cuados pequeños aunado a que no era ancha sino más bien alargada pero sin terminaciones cuadradas, sino que en sus extremos era curva y además adquiría unas defensas redondeadas las cuales a su vez estaban integradas al paragolpes el cual era delgado y poco exuberante, todo está área de parrilla y paragolpes era cromada y brillante, también a los lados de la parrilla habían dos pequeñas luces de cruce de carril.

Los costados de este vehículo eran sencillos tipo sedán, lisos y obviamente largos típicamente de cómo eran los coches de aquella romántica época, sin embargo, había algo que destacaba y era el guardafangos trasero el cual tapaba la mitad del neumático. Llegando a la parte trasera nos encontramos con un maletero mucho más largo que el capo, esto motivado a que el techo de lona del convertible se guardaba justamente en el maletero aunado a que obviamente Ford debía dejar espacio suficiente para guardar otras cosas. En cuanto a las luces traseras eran del mismo diseño de los faros delanteros pero más puntiagudos en la parte superior, y el cromado paragolpes era un poco más grande con respecto al delantero.

Era de entenderse que por ser convertible solo ofrecía dos puertas y lugar para dos personas, los asientos fueron tapizados en cuero bicolor con diseños de costura verticales, eran muy acolchados, esto nos da a entender lo cómodo que eran. En los paneles internos de las puertas estaba también el cuero al igual que en el salpicadero, sin embargo, otro elemento que estaba en las puertas y salpicadero era el aluminio. El resto del habitáculo era lo típico de aquella época con el volante grande y de circunferencia delgada, de dos radios y una pequeña platina semi-circular que unía dichos radios, también el centro del volante era redondo con el símbolo del vehículo.

Ford Thunderbird 1955 ofrecía un motor V-8 estándar por lo tanto este coche no estaba enfocado en la velocidad sino en el prestigio, comodidad y elegancia. Esto estaba asociado a una caja automática con buena suspensión y amortiguación. Este hermoso coche ofrecía varios colores, entre ellos el rojo, blanco marfil, azul celeste, verde agua, amarillo y por supuesto el color preferido por el Señor Frank Sinatra que no era otro sino el color negro, distinción de la elegancia.

Nota y foto MOTOR Y RACING