Que sillas comprar?

Una nueva ronda de resultados del Programa de Evaluación de Sistemas de Retención Infantil, PESRI, fue presentada hoy con la evaluación del desempeño de seguridad de once Sistemas de Retención Infantil (SRI) vendidos en la región de América Latina.

 

El objetivo de PESRI es generar conciencia entre los consumidores sobre la relevancia del uso de los SRI, brindar información a los consumidores sobre el desempeño de seguridad y generar información para la lista de referencia de SRI para las pruebas de Latin NCAP. Cada SRI es sometido a una serie de pruebas como impacto frontal, impacto lateral y evaluación de facilidad de uso, lo que resulta en una calificación de estrellas. El resultado de las pruebas le permite al consumidor tomar una decisión informada al momento de comprar un SRI.

 

Resultados 2018


 

 

Los resultados generales están en línea con los de años anteriores y confirman que las sillas multigrupo pueden dejar comprometida su seguridad y que los SRI dedicados a un solo grupo masivo tienden a tener un mejor desempeño en lo que respecta a la seguridad. Tres sillas de bebé y un asiento convertible obtuvieron la mejor calificación de estrellas del año con un resultado general de cuatro estrellas (Nania BeOne, Maxi Cosi MilloFix and Infanti Terni). Varios SRI ofrecen protección nula o insuficiente en los impactos laterales; la protección lateral no está suficientemente dimensionada y/o el material de relleno está ausente. Las instrucciones para el usuario son un punto de atención ya que el uso correcto del asiento determina el nivel de protección. Los SRI multigrupo, especialmente aquellos que combinan la instalación orientada hacia atrás y hacia adelante, pueden resultar difícil de instalar debido al tamaño y las diferentes y complicadas rutas del cinturón.

 

Tres de los once SRI evaluados sufrieron roturas durante la prueba, lo cual no es deseable y es muy preocupante (el arnés del Love 2021 en la posición orientada hacia adelante, Kiddo Max Plus usándolo en la posición orientada hacia atrás y el anclaje ISOFIX de Swiss Armor 3 en grupo 1). Entre ellos, un arnés del SRI se desprendió durante el impacto, otro anclaje ISOFIX del SRI falló durante la prueba y un tercero se soltó del cinturón de seguridad debido a una ruta de cinturón deficiente. Al menos tres SRI ofrecieron protección baja en impactos laterales. Las pruebas de SRI para el consumidor, como PESRI, son muy relevantes, especialmente en las regiones donde la tasa de uso de SRI es baja y las regulaciones gubernamentales aún necesitan mucho desarrollo.

 

Recomendaciones

Para los consumidores, fomentar el transporte hacia atrás de niños en SRI adecuado a peso y altura y mas allá de los 12 meses de edad, no sólo para bebés. Para los gobiernos de la región, introducir la norma UN R129 en la legislación latinoamericana como alternativa junto con R44, acelerar la introducción de asientos Latch/ISOFIX y puntos de anclaje en vehículos ISOFIX, permitir boosters sin respaldo solo para niños grandes ya que su protección lateral es nula para niños menores. A su vez, exigir protección frente al impacto frontal; los SRI deberían ser capaces de pasar un tipo de prueba de choque con la severidad de los tests de Latin NCAP, que son más severos de lo que se exige legalmente, especialmente en la protección contra impactos laterales. Finalmente, a los fabricantes de SRI y a los fabricantes de vehículos que mejoren la facilidad de uso: instalación en autos, recorrido sencillo del cinturón, ajustes de arnés, preferiblemente que la operación se realice solamente con una mano.