Sera asi?

Se trata de un diseño de David Olivares, totalmente desvinculado de la marca o de un proyecto oficial, pero que nos da una idea cabal de qué podríamos encontrarnos en, digamos diez años. Un modelo deportivo, compacto, que aúne lo mejor de la tradición deportiva de la sigla M, con la eficiencia que sólo un eléctrico puede otorgar.

Así nace el iM2, un coche compacto, de apenas 4’32 metros, que destaca por un diseño agresivo. En el frontal desaparecen las entradas de aire marca de la casa BMW, pero se mantiene su forma con unos paneles en su lugar, mientras por debajo sí tenemos entradas de aire, que aunque sean simuladas le dan al coche un aire deportivo e intimidador, lo que se completa con los faros led en forma de C.

En la vista lateral encontramos la compacidad del diseño, con unos pilares B y C muy próximos, y una zaga muy corta en la que se observan formas angulosas, desde los faros hasta la parte inferior de la trasera: todo es afilado en este iM2.

Un coche que según su creador "sacrifica velocidad, lujo y autonomía para lograr una gran aceleración, equilibrio y un precio competitivo." Sí que parece que contaría con tracción integral xDrive, pero nada se nos dice de motorizaciones o números de rendimiento.

Lo que sí que nos dice este diseño es que el futuro se acerca, pero que no tiene por qué ser aburrido, ni de aspecto anodino. Puede haber una esperanza. Puede haber un BMW iM2 que nos emocione.

Un informe de Soy Motor