Focus 2018

El nuevo Ford Focus acaba de ser presentado por su fabricante como su gran lanzamiento para este año y representa mucho más que una simple puesta al día, puesto que se trata de la cuarta generación del compacto de Ford que, precisamente, llegó al mercado hace justo ahora 20 años. Entre las muchas novedades tecnológicas que incorpora, hay una que destaca por encima de todas: un asistente capaz de esquivar obstáculos.

Este asistente de maniobra evasiva del Ford Focus utiliza un radar y una cámara para detectar los vehículos más lentos y detenidos que circulan por delante y ha sido diseñado para funcionar a velocidades urbanas y de autopista. Esta ayuda electrónica ofrece un apoyo a los conductores para maniobrar alrededor de otro vehículo detenido y evitar así una colisión. 

Por primera vez, los usuarios del Ford Focus han tenido un peso muy grande a la hora de decir qué tecnologías y soluciones incorporar al nuevo modelo. Los diseñadores de Ford han empleado el lenguaje human centric para crear un vehículo "del que todos se enamoren y sigan enamorados", aunque en realidad, por necesidades del mercado, el Focus 2018 llega en hasta cuatro acabados: ST Line, Active, Vignale y Sportbreak. 

Cada vez que un nuevo compacto llega al mercado, este se convierte en el más tecnológico y el Ford Focus 2018 no iba a ser menos, puesto que el modelo incorpora el sistema de conectividad Sync 3 y el módem FordPass Connect provee de acceso a internet en un habitáculo donde pueden cargarse teléfonos móviles de manera inalámbrica y, además, el Focus equipa un sistema de detección de peatones y ciclistas. 

Entre los asistentes de seguridad del nuevo Focus destaca la iluminación inteligente con luz de curva, control de crucero adaptativo, pantalla head-up ajustable o estacionamiento activo de segunda generación. Además del asistente de esquiva entre otros por los que el Ford Focus 2018 alcanza el nivel 2 de conducción autónoma, el nuevo compacto también alerta de vehículos en ángulo ciego y tráfico cruzado, cámara de visión trasera con 180º o frenada automática postcolisión, entre otros. 


La dinámica del nuevo Ford Focus mejorará respecto del actual gracias a la tecnología de Control Permanente de la Amortiguación (CCD) que en 2 milisegundos, monitoriza la suspensión, el chasis, los datos proporcionados por la dirección y el sistema de frenos, y ajusta los amortiguadores, para lograr una mejor respuesta gracias a una mayor rigidez.


En el interior, uno de los puntos flacos de anteriores generaciones del Ford Focus, la marca ha hecho un esfuerzo para incorporar paneles del interior de puertas y en el salpicadero con plásticos blandos y una sensación de calidad mayor, en parte también debido a la pantalla a color de 8 pulgadas que hay justo en su centro. 

Esto se debe a que el Focus al asentarse sobre la nueva plataforma C2 de Ford, el Focus ha incrementado su distancia entre ejes en 53 mm, lo que redunda en un mayor espacio interior. Concretamente, el modelo 2018 tiene 50 mm más para las rodillas delante y 60 mm más para los hombros.


Los motores del nuevo Ford Focus se basarán en los bloques EcoBoost de 1.0 y 1.5 litros con la siguiente gama de potencias: 85 CV, 100 CV y 125 CV (1.0) y de 150 CV y 182 CV (1.5). La oferta diésel comienza con el nuevo EcoBlue de 1,5 litros, que se ofrece con 95 CV y 120 CV, y prosigue con el bloque EcoBlue de 2.0 litros, que entrega 150 CV.


BUSINESS INSIDER