Mercedes y mas lujo

Aprovechando el Salón del Automóvil de Los Ángeles, tal y como se había anunciado previamente -y tras haber visto algunos teaser-, Mercedes-Benz ha presentado la tercera generación de un modelo que inventó un segmento, el de las berlinas de estilo coupé. El Mercedes-Benz CLS Coupé 2018 llega con importantes novedades, sobre todo en materia de motorizaciones.


La llegada al mercado del nuevo Mercedes-Benz CLS, quince años después del original, está prevista para el mes de marzo de 2018. De momento ya podemos verlo al natural e ir conociendo su oferta tecnológica.

Con un coeficiente aerodinámico de 0,26 Cx, esta tercera generación del modelo luce una parrilla de estilo diamante como la del resto de coupés de la casa, junto a una parrilla y unos estilizados faros delanteros que, aunque diferentes, se parecen ciertamente a los del prototipo Mercedes-AMG GT Concept presentado a principios de año en Ginebra.

Por supuesto, el CLS mantiene una línea de techo arqueada que cae hacia la zaga y una voluminosa línea de cintura, así como puertas con ventanillas sin marco. La marca destaca el aspecto de tiburón del frontal, los marcados hombros traseros o una parte posterior que tiene un aire al Mercedes-Benz Clase S Coupé e incorpora pilotos LED partidos con efecto tridimensional.

EL habitáculo, cuyo diseño parece heredado directamente de los Clase E o Clase S, incorpora unos difusores de aire retroiluminados como los del futuro Clase A (que se vuelven rojos o azules brevemente al cambiar la temperatura del climatizador), así como un volante con molduras y botoneras de aluminio, como el que estrenó el Clase S y que, por lo que parece, se extenderá a toda la gama (o gran parte, al menos).


También están disponibles listones decorativos de madera de poro abierto o madera brillante, así como la iluminación ambiental de 64 colores estrenada en el Clase E. En opción está disponible el cuadro de instrumentos digital formado por dos grandes pantallas de 12,3 pulgadas -una es el cuadro propiamente dicho y la otra es para los sistemas multimedia-.

El diseño de los asientos, según Mercedes-Benz, es exclusivo para este modelo, y su aspecto depende de la versión. En cualquier caso, los asientos traseros (abatibles en relación 40:20:40) tienen la misma apariencia que los delanteros. El maletero, por su parte, ofrece 520 litros de capacidad.


Uno de los sistemas que destaca el fabricante es el llamado Energizing comfort control (opcional), que gestiona diversos aspectos como la climatización (incluida la fragancia), los asientos (calefacción, ventilación, función masaje...), el volante (calefactable), la iluminación interior o incluso la música, para crear un ambiente específico, entre seis posibilidades: Freshness, Warmth, Vitality, Joy, Comfort y Training (éste último con tres variantes).


Motores completamente nuevos

Todos los propulsores de la gama CLS 2018 son nuevos, inicialmente gasolina y diésel de seis cilindros en línea (y después también de cuatro cilindros). Las opciones son las siguientes:


CLS 350 d 4Matic: Con 286 CV y 600 Nm, este bloque turbodiésel de aluminio tiene una cilindrada de 3.0 litros. Permite un 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y homologa un consumo medio de 5,6 litros a los cien kilómetros.

CLS 400 d 4Matic: El siguiente escalón alcanza los 340 CV y 700 Nm, pero manteniendo la misma cifra de consumo medio (5,6 litros) y mejorando la aceleración de 0 a 100 km/h hasta los 5 segundos justos.

CLS 450 4Matic: La opción más potente en el lanzamiento es el gasolina, también un 3.0 litros de seis cilindros en línea, aunque con sistema eléctrico de 48V y EQ Boost (motor de arranque/generador). Desarrolla 367 CV y 500 Nm de par motor máximo, aunque puede recibir apoyo eléctrico (22 CV y 250 Nm adicionales). Prestaciones de V8 (0-100 km/h en 4,8 segundos) según Mercedes-Benz, con un consumo medio de 7,5 litros.

Info y foto Motorpasion