CLIO 2020

Lo más llamativo, es que Renault ha recorrido el camino al revés que el resto: para crear su primer híbrido, ha utilizado el ‘know how’ obtenido a la hora de fabricar un coche eléctrico, cuando lo normal es hacer un eléctrico tras haber comercializado un híbrido. En este caso, hablamos del Renault ZOE, del que ha heredado mucha tecnología. Hasta el punto de que la firma francesa promete que el 80% de los recorridos urbanos se podrán recorrer en modo 100% eléctrico pese a no ser enchufable.

Esto se debe a que Renault ha creado un sistema de retención que bebe directamente del e-Pedal del Nissan Leaf. La firma francesa cuenta con una alianza con los japoneses, lo que les permite intercambiar tecnología. Evidentemente, aunque cuenta con modificaciones (no es un coche eléctrico), tiene una retención propia de un eléctrico para regenerar mucha energía en tramos urbanos.

Está compuesto por un motor 100% eléctrico de 35 CV que se sitúa en la parte trasera del vehículo y un pequeño propulsor en la parte delantera, junto a la caja de cambios, que sirve como apoyo en la arrancada. Todo ello, en combinación con un propulsor de gasolina tradicional 1.6 heredado también de la alianza con Nissan, que está pensado, específicamente, para trabajar como híbrido.

Esto lo han logrado gracias a la nueva plataforma CMF-B, pensada para instalar todas las ayudas a la conducción ya existentes y que vendrán. Además, en ella se pueden instalar todo tipo de propulsores: desde los gasolina y diésel que probamos hasta este Renault Clio E-Tech.

NOTA Y FOTO DE EVPRO