Dos historias se unen

Dos historias se unen


Dicen los grandes coleccionistas de maquetas que, allá por 1970 Fiat Argentina, recorría el país y sus concesionarios mostrando el nuevo modelo que comercializaría aquí a partir de finales de los 70 inicios del 71, el Fiat 128 1100 cc. 

Una revolución en la industria automotriz mundial.

Lo hacían presentando inicialmente unas maquetas en escala 1/10 producidas en Torino Italia por la empresa Pocher, según los que saben y así me lo contaron, trajeron muy pocas de estas maquetas, solo tres. En distintos colores, blanco, rojo y verde…

En la parte de abajo tienen alojamiento para baterías y desde atrás, moviendo una imperceptible palanca, el 128 cobra vida y puede girar en amplios círculos.

Cierta vez, caminando por San Telmo, me paralice frente a un negocio que tenía en su vidriera un auto tapado de tierra, “Mira ese 128” exclame a los gritos a mi mujer…y ahí nomás entre a verlo, a tenerlo en mis manos, tratando de no demostrar mi brutal ansiedad por comprarlo.

De verdad no lo logre, pero poco me importaba, iba a salir de allí con mi 128 rojo, sí o sí. El precio fue justo para ese momento y lo pague sin chistar, aunque tenía una rueda torcida y algunos raspones que la vida le había brindado.

El Fiat 128 era y es mío.

De la historia de los concesionarios me entere mucho después, de quien lo fabrico y de la calidad de esa empresa, supe después mil historias que, tras un buen asado, y con Jorge Anadón de testigo, me contaron en Paraná mis amigos maquetistas más increíbles que recuerde.

Hoy otro gran amigo y maquetista de primer nivel, Marcelo Cheroni, se llevará este 128 para homenajear con él a otro Fiat 128 que cambio mi vida para siempre, el 128 de 1973 con el que ganamos las 24 Hs de APAT junto a mi amigo Miguel Lascurain.

Debutamos ganado, algo impensado para mí en mis escasos 23 años de vida en abril de 1973, seguimos una amistad fantástica con Miguel y muchos de los que formaban parte de ese equipo de Bonina y Tomasini, Jorge “Techesco” Diaz, Héctor Braga Menéndez, y muchos más que recuerdo con cariño. 

Este 128, versión 24 Hs de APAT, formara parte de mi colección de autos en escala, apareció de casualidad tras una vidriera, hoy comienza a revivir mi propia historia…

Ruben Daray