Seguridad natural

La naturaleza es continua fuente de inspiración para la industria y el sector del automóvil no es una excepción. La biomimética consiste en observar los procesos que se dan entre animales y plantas para conseguir aplicaciones técnicas e innovaciones tecnológicas. Bajo esta premisa ha nacido el proyecto 'Bio-Inspired Safety Systems' en el que BMW ha tomado parte junto a distintas empresas y universidades alemanas.

Uno de los epicentros de este proyecto se dibuja en torno al pomelo. Aunque puede sonar un tanto extraño, este cítrico de gran tamaño presenta una estructura de corteza gruesa que por su forma y composición proporciona gran protección contra impactos cuando caen del árbol. En este aspecto, BMW ha intentado copiar este diseño con el objetivo de crear un casco, así como distintos componentes como guantes e insertos protectores, que reproduzcan las características del pomelo y su morfología.

pomelo-grapefruit-01-agroboca.jpg

La clave del pomelo es que su corteza funciona como un material auxético, o lo que es lo mismo, como una materia que cuando se estira se vuelve más gruesa y resistente. Aunque el proyecto 'Bio-Inspired Safety Systems' también ha mirado las escamas de los peces y la piel de los caimanes por sus cualidades protectoras, finalmente ha sido el pomelo la fuente que ha utilizado BMW para el desarrollo de equipos de seguridad, cascos, guantes y otros elementos similares.

Los técnicos de BMW han copiado la estructura del pomelo para crear estructuras con espuma y textiles compuestos que son un 20% más ligeros que los materiales utilizados habitualmente, además de ser más resistentes y estables. Ahora la marca de Múnich trabaja para implementar estos nuevos equipos de seguridad para los trabajadores en sus fábricas. Al ser materiales flexibles y transpirables, la marca también estudia utilizar el principio del pomelo en el desarrollo de monos, cascos, rodilleras o coderas para motociclistas.

Info y foto SoyMotor