Volvo, empresa China

En una noticia que podría ser el primer indicio del fin de los autos propulsados con combustibles tradicionales, la sueca Volvo confirmó que desde 2019 todos los vehículos que saque al mercado serán o eléctricos puros o híbridos.


Con esta novedad, la empresa propiedad de la compañía china Geely parece estar poniendo el punto final a más de un siglo de combustión a base de petróleo, además de convertirse en la primera automovilística en dar este paso, tan ecológico como arriesgado.


En la práctica, la compañía no dejará de fabricar coches de combustión puros porque el anuncio corresponde a los modelos nuevos. Los anteriores, los que se diseñen hasta 2018, se seguirán haciendo hasta que se vayan volviendo obsoletos y se dejen de fabricar. Además, continuará fabricando híbridos, que se apoyan en motores basados en el petróleo, aunque conviven con la electricidad.


Según en CEO Hakan Samuelsson, “este anuncio marca el fin de la combustión tradicional en nuestra compañía”. Volvo confirmó además que la estrategia será lanzar cinco modelos eléctricos en 2019. De ellos, tres serán de la marca Volvo y otros dos, de su otra marca, Polestar. “Este anuncio marca el futuro. A partir de ahora, no habrá un solo Volvo nuevo sin motor eléctrico”, dijo Samuelsson.

Informe Mercado